Contrariada y mortificada se encuentra la docente Ana María Alvarado, quien a capa y espada defiende a su marido, Henry Alva Castillo, otro docente jubilado, quien en las próximas horas sería recluido en el penal Río Seco acusado de ultrajar al niño que Ana maría le daba clases particulares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here