La organización Nutricionistas en Acción alertó que una porción de turrón de 125 gramos equivale a comer ocho panes franceses y como un promedio de 500 calorías al organismo. Flor Maria Oscco Huamán representante de la organización dijo que una tajada de turrón equivale a un desayuno completo. “Por eso, si se come como postre, la comida principal debería ser muy ligera y a base de verduras”, recomendó la especialista.
Agregó que el turrón no es un alimento necesario para las personas que tienen sobrepeso o padecen de diabetes ya que está elaborado a base de harina, de mucha azúcar y chancaca.
Aconsejó no acompañar una porción de turrón con bebidas azucaradas como refrescos o gaseosas y si se consume, debe ser la única fuente de azúcar refinada del día. Tampoco mezclar con frituras donde la grasa saturada sea alta. Esto se consumirá a media mañana para usarlo como energía durante todo el día. Y de la mano con actividad física.
“Sea un turrón o dulce, los azúcares refinados con los que están hechos no son buenos para la salud porque si se consume en exceso puede generar hiperglucemia (altos niveles de azúcar en la sangre). Pero si se consume en pequeñas cantidades o se hace ejercicio, no afecta”, indicó Oscco Huamán.
Descanso, nutrición y estrés

El descanso es importante para recuperar energías y a la vez evitar el estrés que empuja a las personas a escoger alimentos más calóricos y descontrolarse al momento de comerse, haciendo que las hormonas se eleven, para luego estimular el apetito e incentivando a buscar preparaciones energéticas.
“El ejercicio con regularidad ayuda a comer más sano, reduce el estrés, permite que experimentemos saciedad antes de tiempo y mejora el autocontrol al momento de comer. Es decir, permite vencer la tentación y no dejar de lado la dieta”, comentó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here