Centralismo es una de las causas del atraso del país.

Por: Eduardo Mendoza Seminario

¿Por qué el Perú no consigue desarrollo, menos bienestar? La respuesta es simple y contundente, ¡irrefutable! Por causa del centralismo limeño, que todo lo sabe, y aplica sentencias populares como; “todo para mí”, la ley del embudo “lo ancho para mí y lo angosto para el resto”, en perjuicio de lo que se conoce como el “Perú Profundo”. Hay indicadores, tanto de fuentes oficiales como de instituciones de reconocido prestigio, que así lo demuestran.

Escojamos algunos como para no cansar. El mayor porcentaje del PBI corresponde a Lima, La mayor parte del presupuesto público se lo lleva Lima, Ni que decir de la inversión pública y privada. La población (parámetro escogido para la distribución) se concentra en Lima. Pero, con la seria advertencia que la gran parte de su población corresponde a emigrantes del interior del país. De allí que todo se concentre en Lima, hasta se cree que la inteligencia nacional también. Pero, lo más desgraciado del centralismo es la  corrupción, como se viene demostrando.

Esta triste e injusta realidad es la que se quiere transformar a través de la descentralización, que está sintetizada en su concepto. Entonces, creo que para combatir al centralismo es defendiendo la descentralización. Pero, demostrándolo con experiencias positivas y existentes. Por supuesto, señalando y argumentando donde está el entrampe.

Algo importante que rescato y estoy convencido de ello, es la participación ciudadana, que se viene consolidando, una muestra los Planes de Desarrollo Concertado y los Presupuestos Participativos. Razón por la cual El libro de mi autoría lo sustento como irreversible. La sociedad peruana está en movimiento. Es cada vez, más exigente. Los  llamados “colectivos” se multiplican por doquier. La ciudadanía está despertando

Particularmente he tenido la oportunidad de ello, ya sea como Director Ejecutivo del Plan de Implementación de la Región Grau (PIRG), miembro de la Asamblea Regional y Gerente de Planificación, Presupuesto y Hacienda (así se llamaba en ese entonces). Realmente había autonomía. Lo que se fue perdiendo a través del tiempo, con la intervención de Fujimori, el retorno por Toledo, y lo que viene sucediendo hasta la fecha, caso específico, la Autoridad de la Reconstrucción con Cambios.

En resumen, la discrepancia podría estar en el enfoque, desde arriba o desde abajo. Sin olvidar que la clase política define los destinos del país. Lo estamos viendo y palpando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here