Jorge Luis Yarlqué, nos cuenta el hecho traumático que puso en riesgo su vida hace 8 años

El técnico en electricidad industrial, Jorge Luis Yarlqué, vivió un hecho traumático que puso en riesgo su vida hace 8 años dejándolo al borde de la muerte.

Yarlequé nos cuenta que por falta de trabajo, se ganaba la vida piloteando una mototaxi, la cual su hermano le entrego para que se gané la vida.

Ex alumno sanmiguelino, recordó ese 25 de Julio, donde realizó una carrera hacia San Pedro en Piura, que intuyó como mala, pero para ganar el pan para su casa, aceptó. Tras recorrer un buen trecho, en dicho sector, fue víctima de un violento asalto, que lo dejaron herido en el suelo.

Los delincuentes no dudaron en hacer uso de las armas de fuego y una bala le impactó en la cintura comprometiéndole su capacidad de caminar.

Su  familia oraba y pedían a Dios les ayude para su pronta recuperación y durante la Semana Santa hicieron la promesa de servir al Señor, si es que Jorge Luis, el Doliente 2018, volvía a caminar.

Asi mismo, agradece al médico que lo operó cuando los demás profesionales de la salud no le daban ninguna posibilidad de poder salir de la cama.

Simplemente Fe

Una de las cosas que su origen cataquense le otorga al Doliente 2018, es la Fe en el Dios de sus padres, desde el año 2014, cuando ya recuperado decidió pagar el milagro, solicitó ser Doliente.

“Servir al Señor, es un honor”, señala este joven de 34 años, de hablar lento, y nervioso para dirigirse al público.

Nos dice que no tuvo suerte en el 2015 y en el 2016 le comunicaron que iba a servir el 2017, pero por situación desconocida lo pasaron para el 2018

El silencio que sigue en el diálogo sirve para revivir momentos duros que puso a prueba a todo un país, el 27 de marzo, con saldo negativo, hasta ahora.

Unión

Se aferra a la vida y sus deseos de agradar a Dios son visibles, acompañado de sus hijos Maryuri de 13 y Luis Adriano de 8, con el respaldo de su esposa para brindar lo mejor.

Con sencillez y confiando en no defraudar, ya tienen acopiado todo lo necesario y cuenta como familiares han llegado desde Tumbes trayendo pescado, langostinos para el chupe, de cómo amigos, vecinos se suman aportando algo para brindar los 7 potajes.

“Todos estamos unidos, más ahora que este año que ya somos Patrimonio Cultural de la Nación y nos da grandeza a Catacaos”, señala este servidor que confía atender a poco más de 2,500 personas este fecha.

“Ya tenemos comisiones de todo y mucha gente ha venido a sumarse, para ayudar. Estos días que faltan ya van a levantar el toldo que de sombra y seguridad”, agrega.

“Una sola cosa pido, orden y respeto, pues vamos a recorrer la zona inundada y vamos a invitar a las víctimas de Pedregal Grande. Somos conscientes que todos no van a venir, pero quienes vengan tendrán un trato especial”, puntualiza.

Dios le dio esta nueva oportunidad de vida y ahora él nos enseña que unidos basados en la Fe, podemos salir adelante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here