Los casos proceden mayormente de los distritos de Piura, Sullana, Castilla, Tambogrande y Veintiséis de Octubre y Chulucanas, zonas donde tradicionalmente ha habido presencia del aedes aegypti, zancudo transmisor del dengue, zika y chikikungunya.

El dengue en la región Piura mantiene una incidencia promedio de cincuenta casos notificados por semana, llegando hasta la semana epidemiológica N° 12 a reportarse 582 casos, de los cuales 110 están confirmados por análisis de laboratorios, mientras que el resto permanece en condición de casos probables.

Los casos proceden mayormente de los distritos de Piura, Sullana, Castilla, Tambogrande y Veintiséis de Octubre y Chulucanas, zonas donde tradicionalmente ha habido presencia del aedes aegypti, zancudo transmisor del dengue, zika y chikikungunya, según informó hoy el director de Inteligencia Sanitaria Integral de la Diresa, Edwar Pozo Súcuple.

Se precisó que de los casos reportados son bastante menos que los del año pasado, a esta misma fecha, cuando ya se contaban hasta 3 mil 725 personas afectadas por la enfermedad.

Además, del total 540 casos no presentaron signos de alarma, 39 sí y tres casos hicieron la forma grave de la enfermedad.

De chikungunya se reportan 78 casos, de los cuales 10 están confirmados, mientras que de zika se han notificado 63 casos, de ellos 3 están confirmados.

Pozo indicó que las acciones de vigilancia y control en las áreas de mayor riesgo continúan con el propósito de evitar la reproducción del zancudo en el interior de las viviendas.

“Estamos realizando acciones de inspección/abatización en las zonas de alto riesgo y además en otras donde el índice aédico es alto estamos fumigando”, señaló el funcionario quien resaltó que en varias jurisdicciones se han realizado además jornadas de recojo de probables criaderos de zancudos.

Recordó a las familias mantener en práctica las medidas de prevención en el interior de la casa para evitar que el zancudo se críe y siga transmitiendo la enfermedad a las personas sanas.

“Lo importante es proteger el agua que juntamos en casa, tapando bien los depósitos y lavándolos cada cierto tiempo. Además debemos dejar pasar a nuestras casas a los inspectores para las labores de abatización y fumigación”, anotó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here