La crisis en los hospitales de la ciudad está a punto de cambiar la clásica postal de atención de pacientes en camillas de los pasillos, a una más trágica, de atenciones en el piso.

Población sufre efectos del déficit del sistema u opta por gastar más dinero en clínicas privadas.

La crisis en los hospitales de la ciudad está a punto de cambiar la clásica postal de atención de pacientes en camillas de los pasillos, a una más trágica, de atenciones en el piso.

Esto ya sucede en el hospital Santa Rosa del Ministerio de Salud (Minsa) que tiene capacidad para 102 camas, cuenta con 148 médicos que no se abastecen para atender a 800 mil personas.

“La sobredemanda se evidencia día a día, al tener tugurizada la Emergencia y el área de Hospitalización”, afirma el director del hospital Santa Rosa, José Fernández.

Precisa que a los pacientes de menores ingresos no les queda otra opción que esperar a pesar de todo.

“Ellos se quedan en el hospital en condiciones que limitan con la no observancia de los derechos que tienen los pacientes. Estos pacientes van a camillas, si se terminan, van a sillas de ruedas, si no a los asientos y si se acaban, hasta en el suelo se les pueden atender porque no hay dónde [hacerlo]”, expresa Fernández.

Agrega que el déficit es tal que cuando llegan las ambulancias con pacientes, deben dejar las camillas.

Deudas

A este problema se suma que el Estado a través del Seguro Integral de Salud (SIS) les adeuda más de 1 millón de soles por atenciones del 2017.

Este dinero serviría para pagar sueldos de galenos contratados por servicios de terceros, ante la falta de especialistas. Por ejemplo, la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales está a cargo de pediatras cuando debería estar cubierta por neonatólogos, quienes atienden enfermedades del recién nacido hasta los 30 días.

Agrega que la falta de galenos también los lleva a contratar servicios por terceros, pese a que es ilegal.

“Al trabajar con nosotros por servicios por terceros van a tener que cumplir un horario, porque no puede ser de otra forma. Y estamos yendo contra la norma porque es un servicio de locación que no tiene horario sino que es por un producto que se le paga”, agrega.

Explica que ahora hay 17 galenos que laboran bajo esta modalidad (entre médicos intensivistas, anestesiólogos y otros), a quienes se les paga con recursos propios.

“Este grupo no tienen financiamiento asegurado. En el día a día hay que buscar de dónde se pueden generar recursos”, indica.

Datos:

  • El nosocomio Santa Rosa cuenta con 148 médicos. Atienden a una población de 800 mil personas.
  • Jorge Reátegui, cuenta con 94 médicos para un población de 350 mil personas. Antes laboraban 190 galenos.
  • Cayetano Heredia, cuenta con 200 camas y 140 galenos en promedio. Están a disposición de 750 mil personas.
  • El gobierno regional promueve un hospital nivel III para la población no asegurada que se construiría en el ex campo federal. Fuente: El Tiempo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here